La planta extractora de REPSA, está compuesta por una infraestructura diseñada para abarcar eficientemente cada área de trabajo. Dicha planta de beneficio se constituye como el último paso en la cadena de producción, lugar donde se procesan los frutos cosechados para extraer el aceite crudo de palma mediante el empleo de equipos especializados y mano de obra calificada y tecnificada, la cual está compuesta por un equipo de profesionales multidisciplinarios para garantizar los mejores estándares en la cadena de producción y procesamiento de Aceite de Palma. Además, como resultado de ese proceso, también se obtiene biomasa (La fibra natural del fruto después de extraerle el aceite), la cual se utiliza como combustible para las calderas.

Las plantas extractoras están conformadas por diversos departamentos, los cuales mantienen altos estándares en el manejo de maquinaria y equipo para la producción y post producción, las cuales están avaladas por el departamento de control de calidad de REPSA.

REPSA cuenta con un Laboratorio, donde se realiza un minucioso trabajo de monitoreo de eficiencia en la operación de los equipos, la calidad del aceite producido y de los tratamientos de efluentes. Esta labor se realiza con la toma de muestras en diferentes puntos del proceso, las cuales se analizan y en base a los resultados se dirigen acciones importantes para cada área en particular.

De todos los análisis se llevan registros que sirven como medida de seguridad y prevención de eventualidades.